Química verde fue el nuevo tema de seminarios organizados por Know Hub Chile

Por Bernardita Skinner Organizados junto al Centro de Excelencia de Medicina de Precisión de Pfizer y Know Hub Chile, los eventos contaron con la exposición del Dr. Juan Colberg, líder del Programa de Química Verde de la empresa farmacéutica estadounidense. Realizados en la Universidad de Chile y Universidad Católica del Maule el 1 y 2 […]

Por Bernardita Skinner

Organizados junto al Centro de Excelencia de Medicina de Precisión de Pfizer y Know Hub Chile, los eventos contaron con la exposición del Dr. Juan Colberg, líder del Programa de Química Verde de la empresa farmacéutica estadounidense. Realizados en la Universidad de Chile y Universidad Católica del Maule el 1 y 2 de octubre, estos seminarios buscaron acercar a investigadores y estudiantes este nuevo enfoque para el desarrollo de fármacos, tendencia que según proyecciones dominará la industria la próxima década.

“Buscamos traer temas que generen un impacto en el ecosistema de innovación en salud de Chile, expuestos por representantes internacionales que han estado involucrados en su desarrollo. En el fondo, queremos generar un contenido que sea un aporte, en el desarrollo de los investigadores y que a la vez tengan la oportunidad de discutir sus ideas y proyectos con representantes de nivel internacional de las empresas”, señaló Patricio Flores, gerente de Desarrollo de Negocios de Know Hub Chile.

La nueva práctica que marca tendencia

La química verde busca optimizar los procesos de producción en la industria química y farmacéutica, para llevar medicamentos a sus pacientes minimizando el impacto en el entorno y su toxicidad. Juan Colberg fue parte de la creación del programa de Química Verde en Pfizer, así como de la iniciativa que fundó el término, que luego se extendió a las más grandes compañías farmacéuticas.

“Éramos un grupo de químicos bien apasionados en términos de justificar modificaciones a la química para hacerlas más amigable con el medio ambiente”, recordó el experto, señalando a Berkeley Cue como el líder senior que creó el primer grupo de química verde. Luego de esto, poco a poco el término comenzó a extenderse a otras compañías, las que se conectaron entre sí para desarrollar aún más el concepto.

Más amigable, más eficiente

Actualmente, el programa que dirige este investigador ha encontrado formas creativas e innovadoras de hacer los procesos amigables con el medioambiente. Además, destaca que el sistema es más sencillo, pudiendo incluso reducir los tiempos de producción, más aún en medicamentos que requieren urgencia.

No obstante estos beneficios, el experto aún observa cierta desconfianza de la industria que aún no asume el uso más consciente de los recursos. “El uso de los recursos naturales es bien ineficiente en este momento”, aseguró el expositor, indicando que gracias a la modificación de un proceso su laboratorio ahorró cientos de millones. Esto lo lograron gracias a que este enfoque busca “maximizar el uso de los materiales de partida, lo que significa que además se va a producir menos desperdicios y la manufactura tendrá un costo menor”.

Un beneficio económico que no sólo sería percibido por la industria, según relató el experto, sino también para los países en que éstas operan, algo que ha potenciado la preferencia de este enfoque a nivel mundial. Sumado a que cada día existirá mayor interés en la población por saber cuan amigable son los productos con el medio ambiente, incluyendo los fármacos, se espera que la tendencia a implementar los principios de química verde no decaiga. “O se suben al tren de aquí a 10 años o se quedan abajo”, apostó el experto frente a su audiencia.

Resolviendo desafíos en colaboración entre públicos y privados

Frente al desarrollo de este enfoque, el investigador señaló que quedan muchos desafíos por resolver. Uno de ellos son los numerosos pasos del desarrollo de fármacos, indicando que la solución está en fortalecer el trabajo mancomunado entre los diferentes sectores productivos.

“Desde la experiencia, comparto lo que señaló sobre la falta de confianza desde las instituciones en los procesos verdes y en la disminución que esto genera en compuestos tóxicos y los costos energéticos para el desarrollo de nuevos procesos. Por eso me encantó el seminario, porque creo mostró los elementos que son necesarios para impulsar los desarrollos que se vienen en el futuro en el área farmacéutica y química”, destacó una de las asistentes, Jenny Blamey, la directora científica y de innovación de Fundación Biociencia.

“Creemos que la colaboración con otras industrias farmacéuticas, miembros de la comunidad académica, así como del Gobierno; es importante para entender las necesidades e identificar soluciones. Pfizer busca solución a ciertos problemas técnicos que tenemos por medio de la asociación con universidades. Es una manera muy efectiva, tanto para instituciones públicas como privadas, para enderezar los recursos en la dirección correcta, lo que va a beneficiar no tan solo a la industria farmacéutica, sino a la academia y a nuestras comunidades en general”, expresó Colberg.

Esta es una visión que Know Hub Chile comparte, por lo que fomenta diferentes iniciativas que busquen crear espacios de encuentro entre estos grupos. “Hoy nos quejamos de que no existe un lenguaje común entre la empresa y la academia, pero ¿qué podemos hacer frente a eso? Justamente, ponerlos en contacto a través de este tipo de actividades que buscan capacitar, pero al mismo tiempo hablar sobre lo que la empresa y la academia necesita. Esperamos que los Investigadores continúen  integrándose más a este tipo de conversaciones para poder generar colaboraciones a largo plazo”, rescató Flores.

Know Hub Chile es una entidad asociativa formada por un conjunto de universidades, centros científicos-tecnológicos y otras instituciones generadoras de conocimiento, cuyo fin es acelerar la transferencia tecnológica, el emprendimiento científico y el licenciamiento hacia el mercado, promoviendo la innovación como motor de desarrollo.